Foto
10Ene

Cómo ganar confianza en el aprendizaje del inglés

 

Vergüenza a expresarse mal, mala fonética, pasar ridículo, timidez, inseguridad. Estas son algunas de las principales barreras que se sienten a la hora de hablar inglés en público. Es muy común encontrar personas que cuentan con poca confianza para recurrir a otra lengua con otros, pese a que quizás cuentan con varias clases y horas de estudio. Ganar confianza en el aprendizaje de un idioma es un entrenamiento más que se puede realizar.

La autoconfianza es también una capacidad que puede ejercitarse, y de hecho suele ser muy fructífero para el resto de los ámbitos de la vida. Lo primero que habría que preguntarse es qué hace tener vergüenza o timidez a la hora de hablar un idioma frente a los demás. ¿Temor al ridículo? ¿A equivocarse? ¿A quedar trabado en medio de una frase? Pues nada de esto es importante. Para aprender algo nuevo debemos aventurarnos a lo desconocido, quizás, dar pasos en falso, pero siempre se debe tener la vista en la meta: aprender un idioma, y eso se hace con la práctica.

Cabe destacar que el proceso de aprendizaje que transitemos es de vital importancia para nuestro desarrollo posterior. Es por esto que la elección de un buen método de estudio, un buen profesor -que, incluso, pueda acudir al propio domicilio- que refuerce la autoestima y dé herramientas para desenvolverse con naturalidad se vuelve fundamental. Ahora bien, ¿de qué herramientas estamos hablando?:

Vocabulario. Es importante ir incorporando paulatinamente nuevos términos, esto enriquecerá el vocabulario, lo cual dará soltura y confianza al momento de comunicarse con otros. Se puede pedir al profesor particular el enfoque en cierto vocabulario de interés, o aquellas palabras relacionadas a temáticas afines a la tarea.

Pronunciación. La forma en la que hablamos, su correcta fonética, es una de las principales causas en la falta de   confianza al hablar en otro idioma. Se tiene vergüenza a decir las palabras de otra forma a la debida, tememos quedar mal, pasar un rato amargo. Este es un trabajo de práctica. Para hablar bien hay que hablar, dejarse llevar y olvidar los miedos.

Gramática. El manejo de los tiempos verbales y su gramática son fundamentales para el dominio de otro idioma. Mientras más conocimientos se tengan al respecto, más se ganará en confianza y soltura al hablar. Se pueden dar primeros pasitos escribiendo cartas, escuchando películas o canciones. Todo ayuda a ir incorporando conocimientos, tanto en vocabulario y pronunciación, como gramática.

Ahora bien, muchas personas, pese a tener buenos conocimientos y herramientas adquiridas, continúan con cierta desconfianza o temor a hablar en público. Pues bien, sólo queda trabajar en ir alcanzando pequeños retos. Los errores son una parte del aprendizaje, y a nadie le molestará una equivocación si se presenta con una sonrisa y se muestra esfuerzo por comunicarse eficientemente. Y muy importante,práctica y más práctica.

 

Añade un comentario